Saltar al contenido.

El primer borrador de la historia – Crítica de “Los archivos del Pentágono”

23 enero, 2018

Todo el mundo creyó que la estupenda El dilema (Michael Mann, 1999) abordaba la polémica en torno a las grandes tabacaleras en Estados Unidos. Su visionado dejaba a las claras que el verdadero fondo del filme buceaba en las corporaciones audiovisuales y sus noticiarios estrella. Con este trabajo nos encontramos ante un caso similar. El título para su distribución en España nos remite a una trama política de suspense, excusa argumental para trasladar al espectador el verdadero meollo tras el guión: los límites de la información, el conflicto de ésta con asuntos de seguridad nacional y, en última instancia, el salto de calidad de un diario, capitalino aunque local, para convertirse en cabecera de referencia en el periodismo de investigación no solo en Estados Unidos sino a nivel mundial.

The Post

El original, The Post, hace referencia a la denominación popular del The Washington Post, una clara pista del camino elegido por el largometraje. El contexto no puede ser más atractivo: la toma del control del consejo de administración del rotativo por parte de la viuda del anterior rector en un periodo convulso en el que coinciden simultáneamente la obligada salida a bolsa de la compañía y las reticencias que puedan causar en los posibles inversores la publicación de documentos filtrados de alto secreto que dejan al descubierto treinta años de mentiras de las distintas administraciones de la Casa Blanca concernientes a su relación con Vietnam.

THE POST

Con la libertad de prensa como telón de fondo, el foco queda fijado en el desencuentro entre la propiedad de esta empresa familiar (y los intereses de los socios capitalistas que la sostienen) y la profesionalidad de los periodistas que tratan de conseguir las mejores noticias para sus lectores. Las dos vertientes del negocio están personificadas en Kay Graham (Meryl Streep), esa mujer que se ha encontrado con este caramelo envenenado y a la que ningunean como gestora eficiente, en una muestra del machismo imperante en los años 70 que por desgracia todavía sigue coleando en pleno siglo XXI, y Ben Bradlee (Tom Hanks), el responsable de que el Post mantenga su independencia sobre intereses políticos y económicos y encargado de insuflar el virus del inconformismo en sus redactores.

THE POST

Spielberg continúa por la senda abierta con Lincoln desarrollando temas complejos que apelan al espíritu crítico del público. Los periódicos son el primer borrador de la historia, dice uno de los personajes, una declaración de intenciones del director, que en esta etapa de su carrera busca profundidad apelando a argumentos ya planteados por la pequeña pantalla, The Newsroom, y en los que también ha hincado el diente el cine, La sombra del poder o Spotlight.

THE POST

Esta imponente obra, que libreto y realizador sitúan con sus guiños como el prólogo canónico a la magnífica Todos los hombres del presidente, nos lega una sentencia que a muchos nos gustaría ver enmarcada en letras doradas (por muy utópico que parezca) en todas las redacciones de los medios de comunicación que nos rodean: «La prensa debe servir a los gobernados, no a los gobernantes».

THE POST

Copyright del artículo © Manu Zapata Flamarique. Reservados todos los derechos.

Copyright imágenes  ©  Amblin Entertainment, Dreamworks, Participant Media, Pascal Pictures. Cortesía de Entertainment One Spain. Reservados todos los derechos.

 

Los archivos del Pentágono

Dirección: Steven Spielberg

Guión: Liz Hannah y Josh Singer

Intérpretes: Maryl Streep, Tom Hanks, Bob Odenkirk

Música: John Williams

Fotografía: Janusz Kaminski

Montaje: Sarah Broshar

Duración: 116 min.

Estados Unidos, 2017 

Anuncios

From → Críticas, Estrenos

9 comentarios
  1. Nabor Rodriguez Dieguez permalink

    Genial la crítica Viva Zapata como siempre

    Le gusta a 1 persona

  2. Gracias a ti por leerla y comentarla

    Me gusta

  3. Fátima Alfonso Pinto permalink

    Enhorabuena por la crítica, Manu. Me gustaría añadir algo acerca del mensaje que lanza esta película, o Spielberg a través de ella: es un alegato feminista, además de otras cosas. Sí, ya sé que a mucha gente le da miedo la palabra feminismo, pero eso ocurre porque todavía no entienden que es sinónimo de igualdad de derechos. Quisiera mencionar una escena que apoya la valentía de la protagonista, Kay Graham; es el minidiscurso que le suelta a Ben Bradlee su esposa en el que deja muy claro lo que significa ser mujer: cuando te ningunean, cuando te hacen parecer invisible, cuando te repiten continuamente que no sirves, acabas creyéndotelo. Menos mal que Graham salta por encima de su padre, de su marido y de todo ese hatajo de machistas cobardes y decide hacer lo que luego los convierte a todos ellos en “héroes”.

    Le gusta a 1 persona

    • Totalmente de acuerdo, Fátima. En esa secuencia deja claro qué significa ser una mujer en un mundo.de hombres. Y lo hace hablando, además.de Kay Graham, de sí misma. Preciosa secuencia y.clave en el alegato de la película.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: