Saltar al contenido

Cabalga tu propia ola – Crítica de “El amor está en el agua” (2019)

La animación japonesa post Miyazaki, aunque evidentemente influenciada por la enorme creatividad e imaginación del maestro, ha evolucionado hacia tramas más urbanas, ubicadas temporalmente en el momento en que están hechas y con un salto de edad en cuanto a los protagonistas, pasando de la entrañable y aventurera niñez a la confusión, las dudas y los intereses de adolescentes o jóvenes adultos. Escribo estas palabras con Makoto Shinkai y la maravillosa Your name en mente.

El amor está en el agua forma parte de esta corriente. La voz cantante la lleva una surfista pre universitaria que adora el mar y acaba de instalarse en el apartamento costero de las vacaciones familiares para iniciar, al final de la temporada estival, los estudios de algo que le llena por completo, la oceanografía. Ese verano conocerá a un joven e intrépido bombero y ambos se enamoran.

La joven surfista_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_EL AMOR ESTÁ EN EL AGUA

Lo que pudiera parecer una ñoña historia de amor pronto dejará paso a una trama más profunda que hará brotar detalles que se habían ido sembrando en ese principio un tanto almibarado aunque muy logrado en lo técnico. Un cuidado acabado audiovisual (nota común en los filmes aludidos más arriba) encomiable y elogiable, con una amalgama de distintos tipos de encuadres y angulaciones en los tiros de cámara y ningún complejo a la hora de moverla como una grúa. A pesar de trabajar con dibujos, la introducción del ordenador permite el mismo tipo de realización que cuando se rueda imagen real e incluso alguna que otra combinación imposible en el cine convencional.

Los dos bomberos_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_EL AMOR ESTÁ EN EL AGUA

El guion nos presenta una galería de secundarios, en especial Yoko, la misántropa hermana del interés romántico de nuestra heroína, que aportan riqueza y mucho sentido del humor y que sirven para destensar a la platea en los momentos más serios, ejerciendo como contrapunto perfecto de los que llevan el peso de la historia.

Los dos chicos_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_EL AMOR ESTÁ EN EL AGUA

El giro (del que discretamente no hablaremos) que toman los acontecimientos aporta una hondura argumental que no esperábamos encontrar. Se vale de la poesía para hablar de sentimientos más adultos a medida que avanza el metraje, como si de un largometraje dramático se tratase, con el factor sorpresa como elemento distintivo. Lo que no termina de convencer es la manera de resolver por la que opta el libreto, eligiendo lo fantasioso e infantil en detrimento del tratamiento realista (dentro de lo que cabe) que había llevado hasta ese momento.

Atardecer romántico_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_EL AMOR ESTÁ EN EL AGUA

No obstante, hemos de tener en cuenta que se trata de una película para todos los públicos, especialmente dirigida a una audiencia joven, y que lanza un mensaje importante que aparece en diversos momentos y se aplica a distintos personajes. Sé tú misma, no intentes parecerte a nadie, no es malo ser diferente, labra tu propio futuro. En el más representativo, el valeroso bombero increpa a su surfista por dejar sus intereses, su vocación, por seguirle a él y admirar lo que hace, insiste en que ambas cosas no son incompatibles y le repite constantemente: cabalga tu propia ola.

Surfista de nuevo_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_EL AMOR ESTÁ EN EL AGUA

Copyright del artículo © Manu Zapata Flamarique. Reservados todos los derechos

Copyright imágenes  © Toho, Fuji Television Network, KDDI, Lawson Entertainment. Cortesía de Selecta Visión. Reservados todos los derechos.

 

El amor está en el agua

Dirección: Masaaki Youasa

Guion: Reiko Yoshida

Intérpretes (voces) en la versión original: Rina Kawaei, Ryôta Katayose, Honoka Matsumoto

Música: Michiru Oshima

Montaje: Kiyoshi Hirose

Duración: 94 min.

Japón, 2019

El lado oscuro de la televisión – Crítica de “El escándalo” (2019)

En el mosaico de pantallas del control de realización de Fox News un plano de Megyn Kelly, su presentadora estrella, se congela. Ella misma nos explica quién es su jefe, Roger Ailes, y cómo ha llegado a crear un nuevo género informativo basado en las noticias falsas (sí, él las inventó) y las descalificaciones contra los enemigos políticos del partido al que la línea editorial del canal defiende. Ailes ayudó a llegar al poder a Nixon, Reagan, Bush padre y en ese momento, durante la Convención Republicana de 2016, apoya a Donald Trump ignorando las graves acusaciones de su ex mujer. Su colaboradora estalla: el abogado de Trump dijo que puedes violar a tu cónyuge durante el matrimonio y eso me cabreó. El futuro de Fox News es ahora una jodida feminista, replica con sorna Ailes. No soy feminista, soy abogada.

Charlize Theron y John Lithgow_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_EL ESCÁNDALO

El escándalo aborda, contraponiendo las historias de los tres personajes de unas estupendas Charlize Theron, Nicole Kidman y Margot Robbie, las consecuencias para una mujer, sea cuál sea su posición dentro de una empresa, de acusar a un superior de acoso sexual, de lo complicado que resulta tomar esa decisión y de que hay quienes la llevan a cabo y quienes, temiendo por su empleo, no se atreven a dar el paso.

Charlize Theron, Nicole Kidman, Margot Robbie_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_EL ESCÁNDALO

En cinco minutos de vértigo, utilizando recursos como la voz en off o la interpelación directa al espectador, con una realización ágil, a golpe de steady cam, y engarzado todo por un montaje frenético, esta película pone sobre la mesa su temática principal que emerge de otro análisis no menos interesante, el del sector en el que transcurre, el controvertido mundo de las noticias catódicas.

Nicole Kidman_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_EL ESCÁNDALO

Todo este arsenal audiovisual y narrativo inicial al estilo Scorsese emparenta este trabajo con La gran estafa. No resultó extraño averiguar, a posteriori, que comparten guionista: Charles Randolph. Además, en ambos casos su director venía de triunfar en el género de la comedia disparatada, aunque el aquí firmante, Jay Roach, que se encuentra unido a Austin Powers, ya había realizado su bautismo de fuego gracias al sólido biopic Trumbo: la lista negra de Hollywood.

Charlize Theron Control de realización_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_EL ESCÁNDALO

Más allá del uso de mecanismos que ya nos impactaron en una obra anterior y que cumplen perfectamente su cometido, Roach consigue dibujar todas las aristas de un conflicto tan complejo a través de los diversos puntos de vista de cuantos se ven implicados. La periodista que presenta la denuncia por acoso sexual es tan importante como sus compañeras que deciden callar en un principio barajando las consecuencias de apoyarla. Especialmente interesante resulta lo que pasa por la cabeza de Megyn Kelly (magnífica Charlize Theron). Gracias a ella podemos apreciar las dimensiones profesionales pero también familiares de las cruciales decisiones que acaba tomando, tanto con respecto a Trump como en relación a su jefe, Roger Ailes, cuyo retorcido concepto de lo que es justo y equilibrado o lo que significa la lealtad retratan, en esta notable radiografía del abuso de poder, el lado oscuro de la televisión (des)informativa.

Margot Robbie y John Lithgow_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_EL ESCÁNDALO

Copyright del artículo © Manu Zapata Flamarique. Reservados todos los derechos

Copyright imágenes  © Annapurna Pictures, BRON Studios, Lionsgate. Cortesía de Entertainment One Spain. Reservados todos los derechos.

 

El escándalo

Dirección: Jay Roach

Guion: Charles Randolph

Intérpretes: Charlize Theron, Margot Robbie, Nicole Kidman

Música: Theodore Shapiro

Fotografía: Barry Ackroyd

Montaje: Jon Poll

Duración: 109 min.

Estados Unidos, Canadá, 2019  

Al final del arcoíris – Crítica de “Judy” (2019)

“Un corazón no se juzga por cuanto tú ames sino por lo mucho que te amen los demás”, El mago de Oz. La grandeza de la figura de Judy Garland se extiende mucho más allá del camino de baldosas amarillas. En uno de los más emotivos momentos de la película un par de fanes gays ejercen de anfitriones de la ya crepuscular estrella que ansía sentir el cariño que le profesan sus admiradores. Junto a ellos, su vulnerabilidad se torna protección, se siente útil devolviendo ese amor con consuelo y ternura casi maternal. Aunque las más de las veces su carácter depresivo no le deja aceptar cuánto bien y cuánta alegría ha repartido entre sus incondicionales y todo lo que ellos y ellas le devuelven a cambio. La vida de Frances Ethel Gumm podría haber sido la de una niña feliz, criada lejos de los focos, creando una familia en un pequeño pueblo de Minnesota, pero el despotismo del magnate de la Metro, Louis B. Mayer, robó su infancia para convertirla en un infeliz juguete roto para el resto de sus días.

Richard Cordery Louis B. Mayer Judy Garland_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_JUDY

El filme cabalga en paralelo entre su crepúsculo como cantante, sobreviviendo en Londres con un trabajo alimenticio que le permita volver a ver a sus hijos, confrontado con el origen de la decrepitud y el alcoholismo que le han llevado hasta allí. Viajamos al pasado continuamente en busca de los albores de la carrera de esta leyenda del musical para comprobar, con espanto, de dónde proviene su adicción a todo tipo de pastillas.

Renée Zellweger hijo_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_JUDY

Los dos primeros tercios de guion nos muestran la clásica estructura de filme autobiográfico que alterna presente y pasado de manera académica. Correcto, sin alharacas, aunque susceptible de ser aligerado considerablemente. Este síntoma de ligera endeblez y falta de fuste en lo que a lo narrativo y lo técnico se refiere, lastra el regusto positivo de nuestra apreciación global del largometraje debido a su briosa conclusión.

Renée Zellweger canta rosa_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_JUDY

La emoción, la congoja y el impacto que deja en la platea la cruda y cruel existencia de esta mujer de 47 años, a la que el amor siempre dio la espalda y que busca su particular redención por creerse culpable de algo que nunca dependió de ella, nos desgarra en los momentos finales hasta arrancarnos lágrimas de rabia seguidas de un profundo dolor en el alma.

Renée Zellweger canta espectadores_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_JUDY

La responsable, amén del despertar de un libreto aletargado, una Renée Zellweger que desaparece en el personaje hasta hacerlo suyo para subyugarnos con una interpretación digna del Óscar que va a recibir. En la estela de notables alcohólicas del séptimo arte como la ex niña prodigio encarnada por Bette Davis en Qué fue de Baby Jane o la Elizabeth Taylor de Quién teme a Virgina Woolf, la texana demuestra que nunca debió alejarse del mundo del cine, que regresa por la puerta grande dando vida a un mito cuyo funeral envuelto en el arcoíris de la tierra de Oz quedó marcado para siempre en el calendario de todos los meses de junio desde aquel fatídico de 1969.

Renée Zellweger camerino_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_JUDY

Copyright del artículo © Manu Zapata Flamarique. Reservados todos los derechos

Copyright imágenes  © BBC Films, Calamity Films, Confit Productions, Pathe UK, Twentieth Century Fox . Cortesía de Vértice 360. Reservados todos los derechos.

 

Judy

Dirección: Rupert Goold

Guion: Tom Edge, basada en la obra teatral “End of the rainbow” de Peter Quilter

Intérpretes: Renée Zellweger, Finn Wittrock, Rufus Sewell

Música: Gabriel Yared

Fotografía: Ole Bratt Birkeland

Montaje: Melanie Oliver

Duración: 118 min.

Reino Unido, 2019

Decididas, valientes, valerosas – Crítica de “Cholitas” (2019)

El Festival Lo Que Viene 2019, celebrado en Tudela el pasado mes de julio, me brindó la posibilidad de conducir la sesión dedicada al cine navarro. Allí se presentaron cuatro documentales a cuál más interesante. De uno de aquellos trabajos me atrajo especialmente el cuidado aspecto visual que ya se adivinaba, pero es que además lo tenía en el punto de mira porque su curioso punto de partida había copado los informativos nacionales: la expedición de seis aimaras bolivianas que, ataviadas con sus trajes tradicionales, habían acometido una expedición para coronar el Aconcagua.

Otro de los aspectos que concitaba mi interés tenía que ver con el nombre de uno de sus directores y con la productora que figuraba detrás del proyecto. Años atrás había asistido con impresión al rescate en el Annapurna del cuerpo de Iñaki Ochoa de Olza por la cordada internacional de colegas himalayistas que se coordinó para traer de vuelta los restos mortales del montañero pamplonés. Pablo Iraburu y Migueltxo Molina fueron los responsables de Pura vida, el estupendo filme que narraba aquella oda al compañerismo después de la tragedia, y ahora Iraburu, esta vez junto a Jaime Murciego, regresa a las altas cumbres para narrar una nueva epopeya al otro lado del mundo.

En el cartel en la falda_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_CHOLITAS

Cholitas, denominación que a menudo se usa de modo peyorativo en Bolivia para referirse con condescendencia a las mestizas que visten las ropas tradicionales, es título del relato del reto que acometieron estas cinco decididas, valientes y, tal vez, inconscientes aventureras. Subir los casi 7.000 metros de la cima más alta de América con el ánimo de dar visibilidad y reclamar derechos e igualdad para las mujeres indígenas de su país.

Dos de ellas_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_CHOLITAS

Lo que vemos aquí trasciende completamente los límites del documental deportivo. Esta película habla de los sueños, de las aspiraciones, de la búsqueda de libertad y de la identidad propia, de la realización personal y de qué es la felicidad. Como en todo buen largometraje (da igual el género) aparecen las dificultades que provocan suspense e intriga. Al tratarse de personas reales con orígenes humildes, cada una con su historia pero plenamente conscientes de ser parte de un equipo, las emociones surgen, la emotividad está a flor de piel. Resulta inevitable empatizar con ellas, compartir su sufrimiento debido a las inclemencias meteorológicas y a las dificultades de la orografía y disfrutar y reír con sus alegrías.

Caminando_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_CHOLITAS

Sin obviar su indudable calidad técnica (los espectaculares planos generales que muestran su, nuestra, insignificancia ante la majestuosidad de la montaña se antojan sobrecogedores), este canto a la naturaleza, a la Pachamama, habla de mujeres que representan a otras mujeres que, sin desprenderse de sus polleras, rompen cadenas, muros de cristal y reivindican su independencia, con el apoyo de sus maridos, para vivir la vida y que la vida no les viva a ellas, para dejar de ponerse límites y tener sueños y realizarlos y para que el miedo se quede, junto a la Uipala, la bandera Aimara, allá donde lo depositaron, entre las rocas del Aconcagua.

Las cuatro de espaldas_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_CHOLITAS

Copyright del artículo © Manu Zapata Flamarique. Reservados todos los derechos

Copyright imágenes  © Arena Comunicación. Cortesía de Arena Comunicación, Feelsales. Reservados todos los derechos.

 

Cholitas

Dirección y guion: Pablo Iraburu y Jaime Murciego

Intérpretes: Ana Lía Gonzales, Lidia Huayllas, Cecila Llusco, Dora Magueño, Elena Quispe

Música: Mikel Salas

Fotografía: Jaime Murciego

Montaje: Pablo Iraburu, Migueltxo Molina y Jaime Murciego

Duración: 80 min.

Bolivia, 2019

Bailar nos hace libres – Crítica de “Jojo Rabbit” (2019)

Una voz adolescente entona un canto a la naturaleza. Sonrientes y extasiados, todos giran la cabeza ante la dulzura de la tesitura y encuentran el rostro angelical de un muchacho de cabellos dorados. La cámara hace una lenta panorámica hacia abajo y descubrimos una camisa parda, un pañuelo negro al cuello y un brazalete rojo y blanco con una esvástica negra en el centro. Pronto la letra cambia, el ritmo sube, la masa enfervorizada se une al coro, los gestos se crispan y aparece un brillo en las miradas que nos hace estremecernos. El chaval se cala la gorra y levanta el brazo derecho haciendo el saludo fascista. Llegará el amanecer en el que el mundo será mío, porque el mañana me pertenece.

Taika Waititi y Roman Griffin Davis sentados_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_JOJO RABBIT

Este escalofriante fragmento de la película Cabaret simboliza el inicio del auge del nazismo en Alemania. Utiliza, como en ¿Quién puede matar a un niño?, una figura de la que no se pudiera esperar nada malo para encarnar el horror. En Jojo Rabbit se escucha una tonada similar de inicio, como claro guiño al filme de Bob Fosse, mientras un montaje vertiginoso de planos detalle nos muestra a otro chiquillo rubio ajustándose el uniforme de las Juventudes Hitlerianas y gritando como un poseso “Hail Hitler”, junto al mismísimo Führer, en una secuencia enloquecida.

Taika Waititi y Roman Griffin Davis_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_JOJO RABBIT

Taika Waititi, guionista, director e intérprete del estrafalario Adolf, el amigo imaginario del niño protagonista, utiliza los mismos elementos que el largometraje de Fosse para reírse del nazismo, del antisemitismo y del miedo y el rechazo al diferente. Escoge un tono que sobrevive en un complicado equilibrio entre lo risible y lo horripilante, y no solo sale airoso en su alegato antibelicista y en contra de toda la barbarie que supuso el holocausto, sino que emociona y consigue asomarnos una lagrimita final en un maravilloso trabajo que ha llegado al corazón de este que escribe como no supo hacerlo la tramposa La vida es bella.

Thomasine McKenzie y Roman Griffin Davis_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_JOJO RABBIT

Me resisto a contar nada más del argumento, solo que vayan preparados para reír, con carcajadas como las que el genio de Lubistch nos arrancó en Ser o no ser pasadas por el tamiz de las comedias corales de Wes Anderson (aunque con más tino a la hora de redondear el resultado final), y para salir algo tocados y con el corazón encogido.

Roman Griffin Davis, Taika Waititi y Scarlett Johansson_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_JOJO RABBIT

Sin dejar de recordar que nos encontramos ante una farsa; con esos delirantes créditos iniciales en los que, al ritmo de una versión en alemán del “I want to hold your hand” de los Beatles, aparecen fanes enfervorecidas que mueren por los huesos de Hitler; aunque con referencias al arte de Jacques-Louis David que no anticipan nada bueno. Y que nos deja momentos enternecedores, dignos de figurar en la historia del cine, como esa conmovedora conversación madre e hijo durante la cena (maravillosos Scarlett Johansson y Roman Griffin Davis) o un David Bowie (también a la germana) que nos pone la carne de gallina. La vida es un regalo, vamos a celebrarla, baila, hijo mío, baila, porque bailar nos hace libres.

Scarlett Johansson y Roman Griffin Davis bicicleta_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_JOJO RABBIT

Copyright del artículo © Manu Zapata Flamarique. Reservados todos los derechos

Copyright imágenes  © TSG Entertainment, Piki Films, Defender Films, Czech Anglo Productions. Cortesía de 20th Century Fox España  y Walt Disney Studios Motion Pictures. Reservados todos los derechos.

 

Jojo Rabbit

Dirección y guión: Taika Waititi, basado en la novela “El cielo enjaulado” de Christine Leunens

Intérpretes: Roman Griffin Davis, Thomasin McKenzie, Scarlet Johansson, Taika Waititi

Música: Michael Giacchino

Fotografía: Mihai Malaimare Jr.

Montaje: Tom Eagles

Duración: 108 min.

República Checa, Nueva Zelanda, Estados Unidos, 2019

Brutal – Crítica de “1917” (2019)

La grúa retrocede lentamente en un apacible campo florido para mostrar a dos soldados tumbados al pie de un árbol. Una bota golpea a uno de ellos. Blake, elija a un hombre y traiga el equipamiento. Sí, sargento, contesta. Despierta a Scofield, el cabo que dormita apoyado en el tronco, se levantan y cruzan el campamento y las trincheras hasta comparecer ante el alto mando. Su tarea no va a resultar tan trivial como podían presuponer. Deberán cruzar tierra de nadie durante quince kilómetros para avisar al general Mackenzie de que debe anular el ataque previsto porque los alemanes les han tendido una trampa. La cámara, que ha llegado pegada a su espalda, no va a dejar de acompañarles en los cien minutos restantes.

George McKay Principio_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_1917

La Primera Guerra Mundial, en los inicios del sonoro, tuvo el rostro de un Gary Cooper que protagonizó el Adiós a las armas de Hemingway y se convirtió en el Sargento York. Ya en el siglo XXI Spielberg volvió a acercarse a la contienda con la irregular Caballo de batalla, aunque ha sido el cine francés quien más tiempo le ha dedicado, Largo domingo de noviazgo o la estupenda Nos vemos allá arriba son dos buenos ejemplos. Pero el discurso más contundente, reflexivo, maduro y vigente en cada palabra de su excelso guion, sobre este y cualquier conflicto bélico, pertenece a Senderos de gloria, con la que Kubrick realizó la mejor aportación al género.

Dean-Charles Chapman y George MacKay_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_1917

1917 nos brinda otra oportunidad de acercarnos a la perfección partiendo, esta vez, desde la excelencia técnica que la emparenta al reto que planteó en los atosigantes 4:3 en los que encerraba a sus personajes El hijo de Saúl: narrar sus casi dos horas de duración en un único plano secuencia salvado mediante algún que otro trucaje digital y tan solo un fundido a negro. La minuciosidad con la que Sam Mendes ha pergeñado la puesta en escena solo es comparable a la espectacular virguería visual que nos brinda Roger Deakins, que se multiplica al frente del departamento de fotografía ejerciendo, además, como operador de cámara. Un trabajo de orfebrería que juega con el montaje sin cortes y el aspecto visual de la cinta (el perfecto contraste, los colores y la iluminación en los pasajes nocturnos) que le va a reportar su segundo Óscar.

GoergeMacKay saliendo del agua_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_1917

La presencia de un sonido impactante en todo momento, tanto en el tenue viento sibilante como en el estruendo de un avión que nos sobrevuela, añade sutileza y poderío. Una potencia que enriquece un guion sólido que no deja de regalarnos emocionantes momentos, desde el minimalismo de unas fotos a la espectacularidad de una carrera a contradirección en mitad del campo de batalla al son de la epatante partitura de Thomas Newman, que está pidiendo a gritos (lo logrará) su primer premio de la Academia tras 14 nominaciones. Las brillantes interpretaciones de George McKay y Dean-Charles Chapman redondean la brutalidad de un filme impagable que, como toda obra maestra, cierra el círculo con el mismo encuadre con el que abría la narración.

Goerge McKay en la trinchera_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_1917

Copyright del artículo © Manu Zapata Flamarique. Reservados todos los derechos

Copyright imágenes  © Amblin Partners, Dreamworks, Neal Street Productions, New Republic Pictures. Cortesía de Entertainment One Spain. Reservados todos los derechos.

 

1917

Dirección: Sam Mendes

Guion: Sam Mendes y Krysty Wilson-Cairns

Intérpretes: George MacKay, Dean-Charles Chapman, Colin Firth

Fotografía: Roger Deakins

Música: Thomas Newman

Montaje: Lee Smith

Duración: 119 min.

Estados Unidos, 2019

La alarmante vigencia del Caso Dreyfus -Crítica de “El oficial y el espía” (2019)

5 de enero de 1895. Escuela Militar de París. Un pelotón de cinco hombres escolta a un sexto hasta el centro del patio. Se le lee en voz alta la sentencia de un Consejo de Guerra. Capitán del Estado Mayor Alfred Dreyfus, por un delito de alta traición queda degradado y se le condena a la deportación. Varios oficiales observan en la lejanía cómo, uno a uno, se le arrancan de la vestimenta los adornos que simbolizan su estatus y se parte en dos su sable. Con mucha sorna, bromean sobre la situación: los romanos echaban a los cristianos a los leones, nosotros le damos judíos al pueblo. Y es que el patriotismo basado en el odio a lo extranjero, principalmente a lo judío, llevaba tiempo instaurado en determinados sectores de la sociedad francesa y se acentuaba de manera evidente en el mundo castrense. Destierran al reo a la Isla del Diablo y ordenan que nadie hable con él durante su confinamiento. Es la muerte en vida, confesará en una misiva.

Jean Dujardin_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_EL OFICIAL Y EL ESPÍA

El nombramiento del coronel Picquart como responsable de la Sección de Estadística del Departamento de Contraespionaje cambiará el curso de los acontecimientos. Su conocido antisemitismo no fue óbice para que, haciendo gala de una intachable integridad, decidiese tirar del hilo al encontrar información que podría exonerar al condenado por espionaje.

Jean Dujardin ante el tribunal_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_EL OFICIAL Y EL ESPÍA

Aquí comienza un apasionante relato de suspense e intriga policial y judicial digna del mejor Hitchcock que emparenta con la atmósfera y el frenesí que ya nos contagió Polanski en la estupenda El escritor. Un paralelismo nada casual, ambos guiones llevan, además de la del director, la firma de Robert Harris, autor de los dos libros que les sirven de soporte argumental. En aquel caso se trataba de una fantasía con toques de realidad, pero lo que imprime una pátina de interés al trabajo que nos ocupa es que retrata, paso por paso, uno de los más vergonzosos episodios de la historia de Francia.

Louise Garrel_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_EL OFICIAL Y EL ESPÍA

Lo realmente absorbente del filme trasciende sus brillantes hechuras y su ritmo endiablado, incluso la magnífica interpretación de un soberbio Jean Dujardin que, en la piel del coronel Picquart, retrata a un tipo que cree que la verdad, la honradez y el honor quedan por encima de las jerarquías, que ama tan profundamente al ejército que no puede dejar pasar una injusticia que lo manche para siempre. La vigencia de todo lo que cuenta resulta tan pasmosa como alarmante. Ahí reside la fuerza de su mensaje.

El artículo de Zolá_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_EL OFICIAL Y EL ESPÍA

El mundo al revés. Quien desgrana lo que realmente aconteció, Émile Zola en su famosa carta al presidente, sentado en el banquillo acusado de antipatriota, de mentir para ensuciar el buen nombre de la milicia y dejando cinceladas para la eternidad frases que hoy podrían ser reinterpretadas: “Asistimos a un espectáculo infame, para proclamar la inocencia de los hombres cubiertos de vicios, deudas y crímenes acusan a un hombre de vida ejemplar. Cuando un pueblo desciende a esas infamias está próximo a corromperse y a aniquilarse”. Deberíamos hacérnoslo mirar.

Jean Dujardin perfil_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_EL OFICIAL Y EL ESPÍA

Copyright del artículo © Manu Zapata Flamarique. Reservados todos los derechos

Copyright imágenes  © Legende Films, R.P. Productions, Gaumont. Cortesía de Caramel Films. Reservados todos los derechos.

 

El oficial y el espía

Dirección: Roman Polanski

Guion: Roman Polanski y Robert Harris, basado en el libro “Un oficial y un espía” de Robert Harris

Intérpretes: Jean Dujardin, Louis Garrel, Emmanuelle Seigner

Música: Alexandre Desplat

Fotografía: Pawel Edelman

Montaje: Hervé de Luze

Duración: 132 min.

Francia, Italia, 2019

Mujercitas del siglo XXI – Crítica de “Mujercitas” (2019)

Vemos a una joven de espaldas que espera frente a una puerta de madera con un cristal translúcido en el centro. Más allá del umbral se encuentra su futuro, algo tan ignoto como lo que apenas puede adivinar tras la semi opacidad del vidrio. Después de diez o quince segundos toma la manilla y entra. Es Jo March y ha ido a ofrecer al editor de un periódico uno de sus cuentos diciéndole que es de un “amigo” (friend, en el original, que sirve tanto para el masculino como para el femenino). Si afirma que es suyo probablemente no se lo acepte. Un plano detalle de sus nudillos manchados de tinta la deja en evidencia. Aún así hay suerte. Te pagaré 20 dólares pero si quieres que te compre más relatos protagonizados por una chica, para que tengan éxito asegúrate de que se casa antes del final o, si no, de que muera. Ella, a pesar del consejo, sale corriendo, loca de contenta.

Saoirse Ronan Corre_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_MUJERCITAS

Mujercitas nos vuelve a contar las vicisitudes de las hermanas March, que sobreviven con lo poco que tienen junto a su madre mientras su padre se encuentra en el frente en la Guerra de Secesión estadounidense. Greta Gerwig, directora, guionista y responsable de Lady Bird, ha pergeñado una adaptación magnífica sustentada sobre dos sólidas columnas que la convierten en una propuesta tremendamente estimulante.

Emma Watson, Florence Pugh, Saoirse Ronan_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_MUJERCITAS

Por un lado, una traslación del feminismo de 1868, muy revolucionario en su momento, al de este incipiente siglo XXI, plasmado en un diálogo revelador entre Jo y su madre en el que la primera se rebela contra los convencionalismos de su tiempo acerca de su sexo. Las mujeres tienen mente y tienen alma, no solo corazón, tienen ambición, también talento, no solo belleza. Estoy harta de que la gente diga que una mujer vale únicamente para el amor.

Saoirse Ronan y Timothée Chalamet_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_MUJERCITAS

El otro aspecto que encumbra este trabajo excelso lo conforman su curiosa estructura y un elemento imprescindible para hacerla funcionar, el montaje. Gerwig ha descompuesto inteligentemente, a base de flashbacks, la linealidad original para crear un armazón atractivo que nos lleva continuamente desde el presente, que representa el último tercio de la novela, hasta el pasado, que nos cuenta el inicio de la historia, y que relaciona primorosamente los distintos momentos de cada una de las protagonistas. Ahí radica la magia de un montaje de Óscar que se enriquece, además, del gusto por los detalles y las sutilezas y del ingenio que invisibiliza las transiciones entre los dos tiempos en los que se mueve la narración.

Saoirse Ronan_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_MUJERCITAS

La rúbrica la pone un reparto de campanillas encabezado por una Florence Pugh sobresaliente y la fantástica Saoirse Ronan. La complejidad y fuerza de su Jo la colocan a la cabeza de cuantas se hayan calzado los zapatos de esta heroína indómita. Ella cierra el filme, completando el círculo, en un plano complementario al inicial. Esta vez de frente, con la mirada limpia, observa tras la completa transparencia de una ventana, durante unos diez o quince segundos, el cristalino porvenir que le espera al otro lado.

Florence Pugh, Saoirse Ronan, Emma Watson_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_MUJERCITAS

Copyright del artículo © Manu Zapata Flamarique. Reservados todos los derechos

Copyright imágenes  © Columbia Pictures, Instinctual VFX, Pascal Pcitures, Regency Enterprises. Sony Pictures Entertainment. Cortesía de Sony Pictures Spain. Reservados todos los derechos.

 

Mujercitas

Dirección: Greta Gerwig

Guion: Greta Gerwig, basado en la novela homónima de Louisa May Alcott

Intérpretes: Saoirse Ronan, Florence Pugh, Emma Watson

Música: Alexandre Desplat

Fotografía: Yorick Le Saux

Montaje: Nick Houy

Duración: 134 min.

Estados Unidos, 2019

Adiós, Francia, adiós – Crítica de “Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho… ahora?” (2019)

¿Necesaria? No, claro que no. Pero después del taquillazo de Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho? tanto en Francia como a nivel mundial, con ganancias que multiplicaron por diez su presupuesto, entra dentro de la lógica que los productores quisiesen seguir rentabilizando una fórmula que resulta harto difícil de encontrar. El público es muy caprichoso y no acude en masa a los cines así porque sí. De modo que, si das con ese triunfo entre tantos intentos fallidos, si encuentras y mezclas los ingredientes mágicos para que eso ocurra, lo suyo es continuar explotando el filón, a poder ser evitando la zafiedad y preservando la dignidad del producto que sedujo a tantos millones de espectadores. Después de cinco años, aquí se encuentra la continuación de aquel vodevil que mantiene el espíritu de su inspiradora y retoma a todos y cada uno de los personajes que consiguieron hacernos llorar de la risa.

Otra vez en el centro el más patriota de todos los patriotas franceses, Claude Verneuil, en cuya piel Christian Clavier se desenvuelve con soltura. Aunque resulte complicado cambiar las ideas recalcitrantes, xenófobas, racistas y chauvinistas que se gasta el tipo, parece ser que el tener a sus hijas casadas con cuatro fulanos con orígenes costamarfileños, argelinos, israelíes o chinos le ha suavizado algo el carácter.

Christian Clavier y su mujer_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_DIOS MÍO, ¿PERO QUÉ TE HEMOS HECHO... AHORA?

En esta ocasión son ellos quienes se encuentran incómodos en la tierra que les ha visto nacer por culpa de los prejuicios de sus compatriotas en materias religiosas, étnicas e, incluso, laborales. De modo que deciden, junto a sus mujeres e hijos, marchar a vivir lejos de su país, cada uno con un destino distinto. Esto supone una crisis para los Verneuil que no pueden soportar tener lejos a su prole de nietos.

Los cuatro cuñados_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_DIOS MÍO, ¿PERO QUÉ TE HEMOS HECHO... AHORA?

De nuevo la incorrección política entra en juego para no separarse de la línea marcada por la historia original, pero en esta ocasión el guión se aleja más de la carcajada, de la comicidad exagerada, de aquel humor pasado de rosca que a veces se gastaba aquel texto, para buscar un camino más de comedia ligera. Los rasgos definitorios no cambian, incluso se traza una estructura similar, pero se han conseguido limar los aspectos que se salían más de tono de su hermana mayor para conseguir un trabajo más sosegado, que se beneficia de la mayor serenidad del carácter del protagonista, centrando esta vez el histrionismo en su consuegro africano.

Christian Clavier con los Kofee_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_DIOS MÍO, ¿PERO QUÉ TE HEMOS HECHO... AHORA?

Esto da como resultado una película entretenida, sin altibajos, que no aburre y se ve con una sonrisa en la boca. Que mantiene su espíritu crítico con todas esas actitudes de las que tanto se ríe y no defrauda si se tiene claro lo que se va a ver. Una segunda parte a la altura de las circunstancias. Nadie cuando compra una entrada para un filme de este estilo pretende ver una obra maestra pero, teniendo esto en cuenta, cumple más que de sobra con las expectativas que pueda haber suscitado en la audiencia.

Las cuatro hijasl_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_DIOS MÍO, ¿PERO QUÉ TE HEMOS HECHO... AHORA?

Copyright del artículo © Manu Zapata Flamarique. Reservados todos los derechos

Copyright imágenes  © Les Films du 24, TF1 Films Production, Cortesía de A Contracorriente Fims. Reservados todos los derechos.

 

Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho… ahora?

Dirección: Philippe de Chauveron

Guion: Guy Laurent y Philippe de Chauveron

Intérpretes: Christian Clavier, Chantal Lauby, Pascal N´Zonzi

Música: Marc Chouarain

Fotografía: Stéphane Le Parc

Montaje: Alice Plantin

Duración: 99 min.

Francia, 2019

Astronauta, mujer y madre – Crítica de “Próxima” (2019)

Sarah camina por el pasillo de la tercera planta de la residencia de StarCity, ciudad artificial cercana a Moscú creada para los cosmonautas soviéticos en los años 60. La guía le explica los pormenores del lugar. A ella, por ser francesa, le corresponde alojarse en el nivel más alto. En las paredes hay fotos de los pioneros de la carrera espacial en la U.R.S.S. Las dos se detienen delante de la foto de una mujer. Valentina Tereshkova. Un cráter de la cara oculta de la luna lleva su nombre, continúa su acompañante, quizás pronto le pongan el tuyo a otro. Piloto, ingeniera aeronáutica, paracaidista militar y primera mujer en viajar al espacio. Un espejo en el que mirarse. Ella será la siguiente.

En el inicio de la película le escuchamos, sobre negro, explicar a su hija el proceso de acoplamiento del módulo a la estación espacial internacional y cómo una vez allí, ella y sus dos compañeros, un estadounidense y un ruso, darán vueltas a la tierra durante un año. Las primeras imágenes revelan el duro y exigente entrenamiento que está llevando a cabo en la sede de la Agencia Espacial Europea en Colonia: pruebas de esfuerzo en vertical, simulaciones de situaciones de emergencia en gravedad cero, tests con brazos biónicos que hay que aprender a manejar. Tras terminar sale rauda para llegar a casa y compartir todo el tiempo posible con su niña, que solo podía llamarse Stella.

Eva Green brazo robótico_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_PRÓXIMA

La astronauta y la mujer. La carrera profesional y la maternidad. Ya de por sí resulta complicado compatibilizar un trabajo normal con la vida familiar en el caso de una divorciada con un retoño a su cargo, si a esto le añadimos el condicionante de que esa ocupación incluye todos los protocolos, reuniones, preparación y disciplina que supone formar parte de la tripulación de una misión espacial, la conciliación se convierte una tarea heroica.

Eva Green se despide de su hija_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_PRÓXIMA

Esta disquisición es la que Alice Winocour desarrolla durante los siguientes y absorbentes 107 minutos. Centrándose en lo duras que resultan determinadas circunstancias para una madre que no puede dejar de preocuparse por su pequeña, a pesar de haberla dejado con su ex marido, y que contrastan con la situación de uno de sus compañeros, el estadounidense, que tiene a su esposa a cargo de sus chiquillas para que él pueda centrarse en su labor. Y eso no es todo, la condescendencia inicial y el menosprecio a sus capacidades por razón de su sexo van minando una moral fuerte pero que se puede resquebrajar en cualquier momento.

Eva Green Espacio_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_PRÓXIMA

El retrato que hace Eva Green de la humanidad, de la fragilidad dentro de la fortaleza, de las múltiples facetas en las que se tiene que desenvolver (y salir airosa) esta mujer valiente, resulta tremendamente emotivo y representa a muchas que antes que ella se enfrentaron al mismo reto y a las que vendrán después. Su trabajo y el de su directora bien merecen un aplauso y dos horas de nuestro tiempo.

Eva Green ventana_Manu Zapata_El cine (de estreno) fácil de leer_vivazapata.net_PRÓXIMA

Copyright del artículo © Manu Zapata Flamarique. Reservados todos los derechos

Copyright imágenes  © Dharamsala, Darius Films, Pathé. Cortesía de Syldavia Cinema. Reservados todos los derechos.

 

Próxima

Dirección: Alice Winocour

Guion: Alice Winocour y Jean-Stéphane Bron

Intérpretes: Eva Green, Zélie Boulant, Matt Dillon

Música: Ryuchi Sakamoto

Fotografía: Georges Lechaptois

Montaje: Julien Lacheray

Duración: 107 min.

Francia, Alemania, 2019

A %d blogueros les gusta esto: