Skip to content

La resaca de los Óscar 2015 – La ceremonia

24 febrero, 2015

Todos los años se echan de menos nombres en la lista de candidatos a los premios de cine más mediáticos de la temporada. Perdida es el caso más sangrante. Uno de los mejores trabajos del año (si no el mejor) se tuvo que conformar con la nominación a la mejor actriz de Rosamund Pike. Nightcrawler (que tuvo una presencia testimonial como mejor guión original)  como película, su director y sus protagonistas, Jake Gyllenhaal y Rene Russo. David Oyelowo como mejor actor por su composición de Martin Luther King y Ava DuVernay como mejor directora por SelmaAusencias estas últimas sobre las que versaron algunos de los chistes de una noche soporífera que se animó gracias a los discursos reivindicativos y a contados momentos brillantes.

Decepcionante

Se pueden contar con los dedos de la mano los momentos álgidos de una ceremonia mucho más plúmbea de lo habitual conducida por un gris, apagado  y decepcionante Neil Patrick Harris del que se esperaba mucho más.

Más que de la propia estructura del evento, del que apenas se pueden destacar un par de chispazos aislados, lo que verdaderamente animó el cotarro fueron las reivindicaciones de todo tipo que se produjeron en los discursos de los ganadores. Entre lo achacable a los productores del evento tan solo el número musical de inicio, que sin ser memorable se mantuvo dentro del estándar exigido en un acontecimiento de estas características, y el paseo de Harris por el backstage hasta el escenario en calzonzillos y calcetines al estilo Birdman con homenaje a Whiplash incluido.

En honor a la verdad también es responsabilidad de los regidores de la gala el momento más emocionante de la noche. Cuando el resto de actuaciones musicales dedicadas a las canciones candidatas al premio se representaron escénicamente de forma sobria y sin mucho brillo en su inmensa mayoría, llegó “Glory” (la canción de Selma y gran favorita) con un crescendo, desde el piano y la voz inicial hasta el coro formado por decenas de gargantas que inundaron el escenario, que consiguió poner en pie a la platea momentos antes de recibir el merecido óscar y arrancó las sinceras lágrimas de David Oyelowo (el Martin Luther King de ficción) y de un Chris Pine visiblemente emocionado. El resto, algún chiste gracioso reivindicando la ausencia del propio Oyelowo entre los candidatos y la parodia de la confusión de John Travolta el año pasado con el nombre de Idina Menzel, condenado a presentar el premio a la mejor canción junto a ella y bromear ambos sobre el recordado incidente.

En el apartado del debe echamos en falta una mayor presencia del presentador, incluyendo una intervención inicial más prolongada, más consistente a la par que mordaz e irónico. Neil Patrick Harris, del que dada su versatilidad y experiencia como anfitrión de premios como los Emmy o los Tony se esperaba mucho, decepcionó tremendamente. Así mismo no encontramos por ningún lado esos increíbles montajes en el que es experta la Academia y que tan bien mezclan la magia y la emotividad de películas legendarias con la espectacularidad de la perfecta combinación de imagen, sonido y música. En esta ocasión (parece increíble, pero es cierto) los Goya les han pasado por encima con su número inicial que mezclaba este tipo de vídeo con un espectacular número musical, e incluso con un inspiradísimo Dani Rovira que ha dado sopas con onda al Barney de Como conocí a vuestra madre. La obsesión por mantener o subir la audiencia e incorporar al público adolescente les ha llevado a intentar ahorrar tiempo minimizando la presentación (hecho que no sirvió para bajar de las casi 4 horas de duración) y a hacer insistentemente cebos anunciando la inminente actuación de Lady Gaga que no se produjo hasta las postrimerías del programa.

En conclusión, una ceremonia bastante más desangelada de lo habitual y que no consiguió sus objetivos de audiencia. Se trata de la menos vista (como ya se podía suponer tras la primera impresión que nos dejó en la madrugada de ayer) desde 2008 con un 10,3% de rating frente al 13,1% del año pasado, por ejemplo. Un considerable descenso en número de espectadores desde los 43,1 millones de 2014 a los 34,6 cosechados en esta edición.

Who gave this son of a bitch his green card? (¿Quién le dio a este hijo de perra el permiso de residencia?)

Esta ceremonia ha resultado ser la más reivindicativa de las que se recuerdan. Los momentos más calientes de la noche han surgido de los agradecimientos de los premiados.

Cronológicamente fue Patricia Arquette quien abrió fuego con su encendida defensa de la igualdad salarial y de derechos de las mujeres en Estados Unidos (asunto que por desgracia también nos afecta) y fue secundada por una entusiasta Meryl Streep, que a pesar de perder frente a ella, se sumó a sus palabras con sus gestos y palabras de apoyo en el momento de su intervención. Una Streep que es una especialista en salir derrotada con elegancia (no en vano es la decimosexta ocasión en la que se va de vacío) y que no deja de acudir siempre que puede y disfruta de la ceremonia.

Las palabras de Patricia Arquette fueron las que más eco obtuvieron en las redes sociales, pero a ellas se sumaron las de John Legend recordando que no parece que hayan pasado 50 años de los acontecimientos de Selma ya que hoy en día también es necesario seguir luchando por la justicia, y no solo hablaba por la población negra en Estados Unidos, su compañero, el rapero Common, lo circunscribió a todo el mundo: “el espíritu de este puente (que simboliza el logro del derecho al voto para los negros conseguido por King), trasciende la raza, el género, la religión, la orientación sexual y el estatus social.”

El guionista ganador por Descifrando enigma (The imitation game) lanzó un alegato contra la homofobia y contra la discriminación a los que no son como la mayoría dando aliento y ánimo a aquellos y aquellas adolescentes que por ser diferentes se sienten un bicho raro para que se quiten de la cabeza, si alguna vez la han tenido, la idea de suicidarse, cosa que el mismo intentó cuando tenía 16 años. No cambiéis, seguid siendo así – dijo Moore – ahora es vuestro turno, vosotros sois los que estáis ahora en este escenario.

Al final de la noche, la frase que más polémica desató fue la morcilla que Sean Penn metió antes de leer el nombre de Birdman como mejor película. Sus palabras textuales fueron “Who gave this son of a bitch his green card?”, algo así como, “¿Quién le dio a este hijo de perra el permiso de residencia?”. Se refería a Alejandro González Iñárritu (que se hace llamar Alejandro G. Iñárritu, destacando el apellido de origen vasco de su madre) y a su condición de mexicano. Pero lo hacía con ironía, de forma cariñosa y desde la amistad, ya que él fue su director en 21 gramos el año que ganó su primer óscar por Mystic riverNo hay lugar para la polémica, porque no tendría que entenderse de otra forma.

Estas palabras probablemente fueron las que animaron al realizador a desear en su discurso que junto a sus compatriotas que viven en Mexico encuentren el gobierno que merecen y que los mexicanos que están en Estados Unidos sean tratados con el respeto y la dignidad con las que fueron tratados los que vinieron antes que ellos y construyeron aquella increíble nación de inmigrantes (refiriéndose a los Estados Unidos de América). Valientes palabras que dejaron un hueco para invitar a Michael Keaton a expresarse ante el micrófono. Un Keaton que dio muestras de su humildad y su felicidad por la victoria de su película, por encima de una posible decepción por no haber ganado el premio al mejor actor y que aplaudió, como no podía ser de otra manera, a Eddie Redmayne cuando subió a recoger su óscar, y reinvindicó a los enfermos de E.L.A.

He querido dejar para terminar el sencillo, directo y emotivo mensaje que dejó J.K. Simmons al final de su agradecimiento. Llamad a vuestros padres. Si tenéis la suerte de que estén vivos, llamadles. No les mandéis un mensaje o un mail. Llamadles por teléfono y decidles que les queréis. Dadles las gracias y escuchad todo lo que tengan que deciros.

Copyright del artículo © Manu Zapata Flamarique. Reservados todos los derechos.

Copyright imágenes  © A.M.P.A.S, CNN, i, Media Ite, Vine Theatre, Travis V/O Vallejo, Cakota HD, World Wilde, Talent Voice. Reservados todos los derechos.

Anuncios
3 comentarios
  1. yiba permalink

    Hola Manu, me ha encantado tu crónica de los Oscar, es un excelente resumen.
    Siempre es interesante leer tu blog

    Me gusta

  2. Muchas gracias Yiba. Gracias a ti por leerlo y por participar con tus comentarios.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: